CRECIMIENTO MICROBIANO EN TANQUES DE COMBUSTIBLE. PROBLEMA.


Morales Cabrero Jennifer, Cruz Claro Alberto, Pascual Caamaño Beatriz, Álvarez Sáez Jesús Lorenzo, De Miguel Rubio Nicolás, Muro Gamero Bernabé.




Los combustibles son hidrocarburos orgánicos que siempre contienen alguna cantidad de agua, siendo esta combinación el ambiente ideal para que estos microorganismos se desarrollen y se reproduzcan ya que contiene:

· agua disuelta para que germinen.

· carbono para que se alimenten.

· oxígeno y azufre para que respiren.

· oligoelementos para crezcan y se propaguen.

El agua puede disolver en el gasóleo, especialmente en condiciones húmedas o de altas temperaturas. El agua se condensa fuera del combustible en el depósito. Se deposita en la parte inferior del tanque o forma gotitas en las paredes del tanque. El depósito en cualquier etapa puede exponerse a microorganismos (bacterias, levaduras, mohos) se pueden multiplicar exponencialmente en el agua y formar sedimentos biológicos. El calor acelera este crecimiento microbiano. Si hay turbulencia, los microorganismos pueden pasar del agua y sedimentos y mezclarse con el combustible.

Este es un fenómeno que está ocurriendo con más frecuencia desde 2007, debido a las mezclas de biodiesel (FAME) en el mercado.

Si esto ocurre entonces tendremos a bordo hongos, bacterias y levaduras que pueden dañar los filtros e inyectores. Con el crecimiento y multiplicación de microorganismos en el tanque, el combustible se vuelve opaco y aparece una biomasa marrón o negruzca. Estos sedimentos biológicos y los ácidos generados en el metabolismo de los microorganismos pueden causar el fallo o daño del motor como resultado de la obstrucción de los filtros e inyectores. Los microbios también pueden causar una rápida corrosión de los tanques y los componentes del sistema de combustible.



image_mini.jpg


La corrosión influenciada microbiologicamente (CIM) se refiere a la influencia de los microorganismos sobre la cinética del proceso de corrosión de metales causado por microorganismos que se adhieren a las interfases (usualmente denominados biopelículas). El prerrequisito para CIM es la presencia de microorganismos: si la corrosión es influenciada por su actividad, los otros requerimientos son (I) un electrolito acuoso, (ll) una fuente de energía, (III) una fuente de carbono, (IV) un dador de electrones y (V) un aceptor de electrones.



1542_Biodiesel_1.jpg


Los microorganismos involucrados en la CIM de metales como hierro, cobre y aluminio y sus aleaciones son fisiológicamente diversos. Bacterias y hongos pueden producir grandes cantidades de ácidos inorgánicos y orgánicos como subproductos metabólicos. Es bien conocido que los hongos producen ácidos orgánicos que son capaces de contribuir a la CIM (Bento et al., 2005).

Muchos de los trabajos publicados en biocorrosión de aluminio y sus aleaciones han sido asociados con la contaminación de combustibles aeronáuticos causados por los hongos Hormoconis (previamente clasificado como Cladosporium) resinae, Aspergillus spp., Penicillium spp. y Fusarium spp. Hormoconis resinae utiliza los hidrocarburos del combustible diesel para producir ácidos orgánicos, siendo los sitios comunes de ataque las superficies en contacto con la fase acuosa de mezclas combustible-agua y sedimentos. La gran cantidad de subproductos orgánicos ácidos excretados por este hongo disuelven o quelan selectivamente cobre, zinc y hierro en los bordes de grano de aleaciones aeronáuticas de aluminio, formando picaduras las cuales persisten en condiciones anaeróbicas formadas bajo el material fúngico (Beech et al., 2000; Sand, 1997).


El uso y la reutilización del agua es excepcionalmente conveniente en muchos procesos, especialmente debido a que las fuentes de agua son cada vez más escasas y costosas. Los microbiocidas luchan contra un amplio espectro de bacterias y hongos para mantener estos procesos funcionando de forma eficiente.


Sin un tratamiento eficaz, la contaminación microbiana por biopelículas y bioincrustantes puede producir corrosión y taponamiento de pozos y, como consecuencia, la reducción de la velocidad de flujo. También ayudan a minimizar la proliferación de bacterias y algas y la formación de biopelículas, ayudan a prevenir la corrosión influenciada por microbios y a reducir la acidificación de pozos y tanques de almacenamiento.




En la década de los 60 un nuevo problema de corrosión se manifestó en la aviación militar con el reemplazo de la gasolina por kerosene (Churchil, 1963). Este combustible dio lugar al crecimiento de diversas especies microbianas tales como bacterias, levaduras y hongos, dadas las condiciones para su desarrollo: agua y una fuente de carbono adecuada. De esta forma, el hongo filamentoso Hormoconis resinae prolifera causando fallas en el tanque de combustible debido al ataque corrosivo localizado que produce el contacto de su biomasa con las aleaciones aeronáuticas de aluminio (Parbery, 1971; Rosales y Schiapparelli, 1980; Gaylarde et al., 1999; McNamara et al., 2005).


El análisis del perfil proteico de la biopelícula de este hongo y estudios electroquímicos realizados con la fase acuosa de sus cultivos muestran el efecto de Hormoconis resinae sobre las aleaciones aeronáuticas (AA 2024, AA 7005, AA 7075) y sobre aluminio puro. Estos estudios prueban que para la localización del ataque se requiere además del microorganismo y condiciones ambientales favorables, que uno de los componentes de la aleación sea considerado "oligoelemento" para la especie microbiana (Araya et al., 2007).

El efecto de estas aleaciones sobre el micelio de Hormoconis resinae lleva a la expresión de nuevas proteínas que no se aprecian en Hormoconis resinae crecido en ausencia de las aleaciones, lo que se puede atribuir a la presencia de Zn, Mg, Mn y Fe que son componentes de estas aleaciones y que juegan un rol importante en la estructura y función de variadas proteínas y enzimas (Okuyama et al., 1999, Araya et al., 2007).

Hormoconis resinae tiene una gran capacidad de adaptación para sobrevivir y reproducirse, lo que le permite obtener del medio en el que se encuentre los elementos necesarios para su crecimiento, por tanto este microorganismo es capaz de producir metabolitos que captan metales que inducen la formación de diferentes proteínas (Araya et al., 2007). Las evidencias experimentales demuestran que el intenso ataque de las aleaciones de aluminio en las zonas de contacto con las hifas de Hormoconis resinae es consecuencia de su actividad metabólica ya que su desplazamiento poligonal aumenta la velocidad de corrosión en áreas asociadas a segundas fases de las aleaciones.

La formación de segundas fases (Al2Cu) produce un empobrecimiento de Cu y Al y a su vez un enriquecimiento de Fe y Zn que son por tanto los metales que se disuelven (Rosales, 2000). El Cr es tóxico para el microorganismo, lo mismo que el Cu y Ni en cuya presencia no esporula (Rosales y Esteso, 1990).

Los efectos que produce Hormoconis resinae en la corrosión de aleaciones aeronáuticas de aluminio pueden atribuirse a la expresión de proteínas que son inducidas cuando el hongo crece en presencia de las aleaciones.


Descubren compuesto que "fulmina la bacteria E.coli completamente en 24 horas

HORMOCONIS RESINAE, BACTERIAS Y OTROS HONGOS EN EL COMBUSTIBLE DIÉSEL:

.

El tipo de organismos y el daño infligido depende del combustible y de los aditivos. Toda contaminación es importante cuando se considera la calidad de un combustible, y sobre todo, cuando se monitorizan productos y reservas almacenadas. Sin embargo, aunque se puede encontrar una amplia gama de microorganismos en los combustibles diésel, el organismo más serio es el hongo filamentoso, Hormoconis resinae (H.res). Está presente en cerca de un 70% de los casos de contaminación dados en combustible diésel. El otro 30% de los casos lo constituyen únicamente bacterias y otros hongos, incluídas algunas levaduras. Sin embargo, el H.res es el más perjudicial de todos los contaminantes debido a un gran número de razones.

· En primer lugar, su tamaño y volumen. Si se compara con levaduras y bacterias unicelulares, el H.res produce más biomasa y por eso es más probable que cause problemas de bloqueo.

· En segundo lugar, es de lejos la causa más común de corrosión por microbios en depósitos de combustible. Otros organismos son más importantes en otras circunstancias, por ejemplo, en almacenamiento a largo plazo. Los demás organismos corrosivos importantes son las bacterias anaeróbicas, llamadas colectivamente Bacterias Sulfato Reductoras (SRB) o, de forma más precisa, Bacterias Generadoras de Sulfuro (SGB). Pueden encontrarse en depósitos de combustible marinos, sobre todo si hay “lodo” debajo del depósito. Pueden aparecer y cobrar importancia otros hongos filamentosos, pero esto no suele ocurrir sin que el H.res esté presente y, en cualquier caso, actualmente esto no es muy habitual.

· En tercer lugar, debido al modo en que el H.res crece entre el combustible y el agua, normalmente se inicia en pequeñas gotas de agua. A continuación cubre la gota, ocupando su lugar, y sigue creciendo, de hecho genera más agua bajo su superficie debido a su metabolismo. Durante el proceso, se adhiere firmemente al depósito.

Las bacterias y levaduras tienden a necesitar agua libre y se encuentran fundamentalmente flotando en la fase del agua. Esto significa que son menos propensas a adherirse a las superficies y por eso se reducirán significativamente cada vez que se expulse el agua.

El H.res, una vez establecido, sigue multiplicándose in situ. Altos niveles de bacterias y levaduras tienden a indicar que ha escogido un combustible de baja calidad y, como tal, son indicadores útiles. Sin embargo, esto no significa necesariamente que causen algún problema en el depósito y probablemente se reducirán de manera significante en el siguiente vaciado. Sin embargo, altos niveles de H.res indican que existe un problema potencialmente serio en el depósito. Aunque el H.res sigue siendo un excelente indicador de contaminación, el kit de pruebas Marinas FUELSTAT™ le cuenta toda la historia y detecta H.res, bacterias y hongos (incluidas levaduras) en el combustible





PREVENCIÓN Y MANTENIMIENTO DE CONTAMINACIÓN MICROBIANA EN DEPÓSITOS DE ALMACENAMIENTO DE COMBUSTIBLE


La incorporación de agua a cualquier medio potencia la contaminación microbiana, y por tanto, la contaminación en los tanques de almacenamiento es inevitable; y podemos prevenirla y reducirla iniciando un programa de mantenimiento que incluya los siguientes puntos:
  • Eliminar la posible existencia de contaminación mediante controles rutinarios de recuento de microorganismos, minimizando la fase acuosa y filtrando las partículas sólidas generadas, realizando limpiezas de los tanques, tec.
  • Aportar protección mediante biocidas preventivos, los cuales reducen el coste asociado a las contaminaciones microbianas y usados como desinfectantes de choque podemos mantener la contaminación bajo control**ntact*
  • Ataque sobre el combustible y aditivos, influenciando directamente las prestaciones del combustible: color, punto de congelación, estabilidad térmica, rendimiento, etc.
  • Producen ácidos orgánicos que corroen las estructuras de la instalación.
  • Producen limos los cuales taponan las canalizaciones, filtros, inyectores y bombas, lo que produce el desgaste del motor.
La contaminación microbiana puede causar serios problemas en los sistemas de distribución del combustible. Estos problemas son debido al desarrollo de lodo y biomasa generados en el crecimiento de la contaminación, la producción de biosurfactantes, metabolitos corrosivos y generación de sulfitos son causados por la actividad de los microorganismos.
El mejor camino hacia la prevención y reducción de la contaminación microbiana es iniciando un programa de mantenimiento que incluyan los siguientes puntos.
¿Por qué de la protección de combustible?
Los biocidas son los responsables del control de la evolución del bio-fouling.
El combustible puede contener agua (pequeñas proporciones <0,5%.)
Los microorganismos suelen provocar los siguientes problemas:

Estos problemas tienen un sutil pero significativo efecto sobre el consumo de combustible y sobre el rendimiento y coste operacional de las flotas.
Cuando son usados como parte de un programa de mantenimiento preventivo, los biocidas reducen el coste asociado a las contaminaciones microbianas. Usado como desinfectante de choque podemos mantener contaminaciones bajo control.
Agua en sistemas de almacenaje de hidrocarburos.
El agua incorporada puede tener diferentes orígenes:
  • Agua producida en el sistema de inyección.
  • Agua de compensación en almacenaje de barcos petroleros.
  • Agua en disolución presente en el combustible (relacionado a hidrocarburos de cadena lineal, estructuras aromáticas y temperatura)
  • Degradación de hidrocarburos por metabolismo celular (Causado por evolución microbiana)
  • Condensación de agua en almacenamiento(p.e. tanques de diesel habitualmente pueden acumular hasta 1°JÓ agua en volumen de combustible)
  • Filtraciones de agua en los tanques de almacenamiento(especialmente en cubiertas flotantes) Esta agua en contacto con el combustible crea una interfase agua / combustible.

En la interfase agua / combustible las condiciones son adecuadas para iniciar el crecimiento bacteriano el cual contamina el combustible. Los microorganismos habituales en sistemas de combustible son:
  • Pseudomonas y bacterias sulfato reductoras (SRB).
  • Hongos como Yarrowia, Cephalosporium, Penicillium y en particular, Hormoconis resinae y Aspergillus fumigafus, entre otros.

Cuando estos microorganismos están preparados para desarrollarse producen largos filamentos que forman un entramado capaz de aferrarse a las superficies de los muros de tanques, canalizaciones, bombas y partes vitales de la estructuras. Los filtros pueden quedar atascados, causando pobres rendimientos en motores e instalaciones o provocando fallos en el sistema.
Una contaminación grave puede derivar en problemas de fuertes olores nauseabundos y en problemas de decoloración.

Desarrollo de contaminación microbiana en tanques de almacenamiento.
Los microorganismos pueden estar presentes en tanques que contengan combustible tanto en la acumulación de agua del fondo, como en el oxigeno de la cámara de aire resultante del tanque o disueltos en el combustible.

En condiciones aerobias comienzan a desarrollarse en la fase agua / combustible, como esta fase es un entorno limitado para su crecimiento los microorganismos se esfuerzan en aumentar su hábitat adaptando diversas estrategias (aumentando el área de la interfase agua / combustible y/o transportando agua).
La biomasa flotante sumada al polvo caído al fondo del tanque forma fangos. Estos fangos proveen de un entorno adecuado y protegido para el desarrollo de diferentes cepas de microorganismos
Condiciones anaeróbicas en el tanque no garantizan la protección ante los microorganismos ya que existen diferentes microorganismos resistentes a estas condiciones.
Los problemas causados por la contaminación microbiana en campos de extracción de crudo y en sistemas de distribución de combustible pueden clasificarse en las siguientes categorías:
  • Problemas causados por la presencia física de microorganismos Biomasa y fango formado bloquean los sistemas de drenaje, taponan filtros y afecta al flujo del combustible.
  • Problemas causados por el metabolismo de los microorganismos.

Los microorganismos pueden atacar a los aditivos empleados para obtener nutrientes perdiendo su eficacia, disminuyendo el rendimiento y la estabilidad del combustible.

Problemas causados por los metabolitos.
Los metabolitos generados por los microorganismos provocan corrosión en los metales.
Problemas causados por el contacto con los fangos.
Los fangos oxidan el combustible.
Problemas causados por la corrosión inducida.
Causas corrosión: Capas de fangos, ácidos orgánicos producidos por fermentación de hongos y bacterias, producción de condiciones sulfato reductoras en la acumulación de agua, desactivación de los inhibidores de corrosión, los microorganismos aeróbicos emplean el oxigeno creando discrepancias en el gradiente de oxígeno, las enzimas despolarizan la superficie de los metales provocando porosidad.
El paso más importante hacia la prevención es disponer de un correcto sistema de higiene. Si descuidamos las precauciones y las operaciones de mantenimiento la contaminación puede aparecer.
Buenas prácticas de mantenimiento pueden ser:
  • Proteger los fluidos base acuosa del campo de producción
  • Tratar el agua a emplear
  • Extraer el agua del sistema
  • Realizar limpiezas de los tanques
  • Hacer uso preventivo de los biocidas
  • Hacer uso de biocidas como tratamiento de choque





Fases de desarrollo de la contaminación microbiológica:
  • Se forma una colonia en la interfase. Parte del carbono del combustible sirve de alimento y el resto se convierte en CO2, ácidos orgánicos, alcoholes y esteres.
  • Los ácidos orgánicos de alto peso molecular que se generan, dificultan la decantación del agua y los alcoholes incrementan la solubilidad del agua en el combustible, con lo que la interfase crece y permite un desarrollo mayor de la colonia. Los ácidos convierten en corrosiva el agua de la interfase.
  • Se genera un caldo de cultivo que hace desarrollarse otras bacterias y hongos hasta ahora latentes, se generaliza la contaminación.


¿Cómo identificar el desarrollo de las bacterias o la potencialidad de dicho desarrollo?

El método más exacto para determinar si existen bacterias en desarrollo es la obstrucción o depósito en los filtros de combustible localizados entre el tanque de almacenaje y el tanque de uso del combustible. Las colonias acumuladas en las paredes de los tanques o en la interfase son bombeadas a través de los filtros.

La inspección ocular también nos puede mostrar las bacterias en las paredes de los tanques, en este caso es indicativo de un elevado grado de desarrollo.

Cuanto mayor sea la temperatura exterior, mayor calor va a almacenar el combustible, favoreciendo el desarrollo de bacterias. En climas cálidos y húmedos, se ha estimado que el volumen de bacterias contado en 100.000 unidades/ml de muestra de agua, se duplicada cada 4-6 horas.

Las muestras tomadas debajo del combustible no son válidas para confirmar la presencia de bacterias. El testeo en campo no puede demostrar la presencia de bacterias anaeróbicas, pues a diferencia del resto éstas no requieren luz para su desarrollo, al contrario, su exposición al sol y aire, eliminan las mismas haciendo que el análisis sea inexacto.

La manera técnicamente correcta por tanto de determinar la existencia de bacterias es:

  • Historia de filtros obstruidos o sucios en los meses cálidos
  • La inspección del tanque.


Para el tratamiento de de los tanques de combustibles contaminados con microorganismos empleamos biocidas.

.



Definición de biocidas y funcionamiento

Los biocidas son productos químicos contra microorganismos nocivos. Los hay llamados pesticidas, alguicidas o antimicrobianos.

Son empleados en la producción de gas y petróleo con el objetivo de


  • Controlar y reducir la corrosión.
  • Prevenir el agriamiento de petróleo y gas.
  • Contribuyen a óptimos niveles de producción.
  • Preservan los fluidos de perforación.

Los biocidas tienen dos mecanismos de actuación fundamentales:

  1. 1. Biocidas membranales :
Su mecanismo se basa en la disrupción del flujo celular.
  1. 2. Biocidas reactivos:
Basados en reacciones químicas con compuestos celulares. Este segundo se caracteriza por una mayor reactividad y una menor selectividad, según el siguiente esquema:


biocidas reactivos.jpg.JPG





Nos centraremos ahora en los principales biocidas empleados en la producción de gas y petróleo, por ser el tema que más nos concierne.

Para facilitar la explicación emplearemos los siguientes esquemas, en los que se muestra:

- El incremento de la protección en relación a la velocidad de acción del biocida.

- La efectividad

- La compatibilidad con otros productos.

Hay que tener en cuenta que no todos los biocidas eliminan a los mismos microorganismos, por lo que para su uso y efectividad hay que tener en cuenta este factor y así elegir la combinación de los biocidas correctos.




vesquemas.jpg

GlutaraldehÍdo


glutaraldehido.jpg




Características generales

Usado en gas y petróleo desde hace más de 40 años.

Muy eficaz contra organismos anaeróbicos

Establece sinergia con compuestos cuaternarios de amonio

Compatible con reductores de fricción (aniónico y catiónico)

Incompatible con aminas primarias y secundarias.c



Mecanismo de acción del Glutaraldehido

- “Crosslinking” (formación de nuevos enlaces) de componentes celulares.


crooslinking.jpg











-Formación de intermediarios altamente reactivos con aminas primarias.

intermediarios reactivos.jpg


Sulfato de tetrakis (hidroximetil) fosfonio (THPS)


Características generales:

Ampliamente usado en gas y petróleo.

Muy eficaz contra organismos anaeróbicos.

Reacciona “secuestrando” sulfuro de hierro.

Interfiere con reductores de fricción aniónicos.

Incompatible con sulfuros.
THPS.jpg
Mecanismo de acción de THPS

- THPS reacciona con el ion hidróxido produciendo trihidroximetil fosfina (THP) y formaldehido

thp.jpg
- THP reacciona con puentes disulfuro, eliminando bacterias


Compuestos cuaternarios de amonio

Activos a nivel membranal.

Alta eficacia aún a dosis bajas.

Producen espuma.

Dificultan la separación.

Su eficacia disminuye en aguas duras y salinas.

Se adhieren fácilmente a superficies (“películas”)

cuaternarios amonio.jpg



Acroleina

Altamente reactiva.

Efectiva en dosis bajas contra bacteria, biopelículas y macroorganismos

Alto riesgo para la salud.

Requiere medidas extensas de seguridad para mitigar los altos riesgos
.

acroleina.jpg


2,2-dibromo-3-nitrilopropionamida (DBNPA)

Mata bacterias de manera rápida.

Potente contra una variedad de bacterias.

No corrosivo en las dosis recomendadas.

Se degrada rápidamente.

Incompatible con sulfuros y aminas.

dbnpa.jpg

2,2-dibromomalonamide (DBMAL)

Mata bacterias de manera rápida.

Provee protección prolongada (no se degrada rápidamente).

dbmal.jpg
Formaldehido

Uno de los primeros biocidas empleados en gas y petróleo.

Buena efectividad contra bacterias.

Altos riesgos por inhalación (carcinógeno).

No es empleado en USA.

formaldehido.jpg

Oxidantes

Eficaces.

Ampliamente usados en desinfección de agua.

No proporcionan protección prolongada más allá de control inicial.

Altamente reactivos con componentes en fluidos de perforación.

Muy corrosivos.

Forman productos orgánicos halogenados.
oxidantes.jpg

REGLAMENTO EUROPEO SOBRE PRODUCTOS BIOCIDAS:


Sustancias activas:

La definición de los criterios de corte para las sustancias activas y la descripción de las exenciones de estos criterios, fué la decisión politicamente más controvertida. Finalmente se llegó al siguiente acuerdo: Si una sustancia activa es cancerígena, mutagénica, tiene un efecto tóxico para la reproducción, perturba el sistema endocrino, es tóxica persistente y bioacumulable, es contaminante orgánica persistente y es muy bioacumulable y muy contaminante, sólo debería autorizarse:

A) Si el riesgo para los humanos o el medio ambiente que se deriva de la exposición a la sustancia activa de un producto biocida, en las peores condiciones de uso realistas, es insignificante, especialmente cuando el producto es utilizado en sistemas cerrados o en otras condiciones destinadas a excluir el contacto con los humanos y su liberación al medio ambiente;

B) o si se ha evidenciado que la sustancia activa es esencial para prevenir o para controlar un peligro grave para la salud pública o animal o para el medio ambiente;

C) o si de lo contrario se produjera un impacto negativo desproporcionado en la sociedad;
Sólo podrá utilizarse en el Estado miembro en el que se produzca el peligro o la plaga, y su uso deberá ir acompañado de medidas para la atenuación del riesgo. Deberá excluirse la disponibilidad de unas sustancias o unas tecnologías alternativas adecuadas y suficientes.

Derogaciones:

Biocidas que no han sido autorizados podrían utilizarse durante un período excepcional de 180 días para un uso reducido y controlado con el objeto de combatir un peligro para la salud pública o animal o para el medio ambiente en caso de que no se disponga de otros medios.

Proceso de autorización:

Uno de los principales objetivos del Reglamento es la agilización y la mejora de la eficiencia del proceso de autorización para los biocidas así como una mayor armonización del mercado interno. Por consiguiente, uno de mis principales objetivos fué la autorización centralizada realizada por la agencia química europea ECHA para todos los productos biocidas. La autorización centralizada promoverá la investigación y la innovación del mercado de los biocidas.
Se alcanzó un compromiso sobre una incorporación progresiva paso a paso basada en el tipo de producto:
A partir de 2013 dispondremos de una autorización de la unión para: productos biocidas para la higiene humana (1), productos biocidas para la higiene veterinaria (3), desinfectantes de alimentos y de zonas alimentarias (4), desinfectantes para agua potable (5), insecticidas (18) y repelentes y cebos (19).
A partir de 2017: desinfectantes para zonas de salud pública (2), conservantes para conservas (6), conservantes para líquidos destinados a los trabajos de metales (13)
A partir de 2020: la autorización de la Unión se extenderá a todos los productos biocidas, a excepción de los productos biocidas que contengan sustancias que no cumplan los criterios de corte y a excepción de: raticidas (14), avicidas (15), piscicidas (17) y productos antiincrustantes (21)

  • Reconocimiento mutuo y procedimientos simplificados:Aparte de la autorización de la Unión, tenemos la posibilidad de un reconocimiento mutuo y de unos procedimientos simplificados para biocidas con sustancias de bajo riesgo.La autorización de la UE y el mutuo reconocimiento, cuando se combinan con las disposiciones del artículo 36 y 43, ofrecen suficientes posibilidades a los Estados miembros para ajustarse a las circunstancias locales o para rechazar un producto autorizado en su mercado.

  • Artículos tratados: Especial importancia tienen en el Reglamento las nuevas disposiciones para los artículos que contengan biocidas. Según la actual directiva, no controlamos los biocidas incorporados en los productos importados. En varios casos esto ha supuesto riesgos para la salud humana. Las nuevas disposiciones prevén ahora que los biocidas en los artículos tratados deben ser autorizados por la UE y el artículo debe ir claramente etiquetado.

  • Uso sostenible: los biocidas pueden producir efectos secundarios en la salud humana y en el medio ambiente. De ahí la importancia del uso sostenible de estos productos y del porqué deben ser regulados en toda la UE.Según Klass, el uso sostenible debe formar parte de la formación profesional de todas aquellas personas que utilizan productos biocidas para otros, como prestación de un servicio ( personal de limpieza, granjeros, personal médico, cocineros, etc).En el nuevo reglamento se ha acordado que la Comisión debería presentar en el plazo de tres años un informe sobre en qué manera el Reglamento contribuye a un uso sostenible de los productos biocidas, y si son necesarias otras medidas adicionales, especialmente para los usuarios profesionales
El informe debería contemplar concretamente:
A) la promoción de las mejores prácticas con el objeto de reducir el uso de productos biocidas al mínimo;
(B) como controlar el uso;
(C) la aplicación de los principios integrados de control de las plagas;
(D) los riesgos planteados por el uso de los productos biocidas en determinadas zonas tales como escuelas, centros de trabajo, guarderías, espacios públicos y si es necesario adoptar otras medidas adicionales para tratarlos;
(E) la mejora del equipo.
Si el informe demuestra esta necesidad, la Comisión deberá entonces presentar una propuesta legislativa

EJEMPLOS DE EMPRESAS QUE COMERCIALIZAN BIOCIDAS:



- Rafibra (España)
http://www.rafibra.com/es/servicios/tratamiento-hongos-bacterias.htm

- Fuelcare (Reino Unido)
http://www.fuelcare.com/

- PureFuel Technologies (Reino Unido)
http://www.purefueltechnologies.com/tags/mbg-microbiological-growth



EMPRESAS QUE OFRECEN ALTERNATIVA A LOS BIOCIDAS:



Su producto ALGAE-X Magnetic Fuel Conditioner (MFC) es una unidad que se encarga de la filtración de combustible, tratamiento de MFC y la eliminación de agua de los tanques. La unidad se monta en un carro y es transportado fácilmente al tanque para su uso sobre una base programada.